LA CALMA DE LA ESENCIA

“La Calma de la Esencia” es un espacio integrativo de acompañamiento en los procesos de evolución y aprendizaje de los niños y sus familias. Creamos un lugar hermoso, en la naturaleza, donde invitamos a los niños y a las famílias a ” saber , conocer y descubrir” sin presión ni calificaciones.

Es un espacio donde todo niño y familia merecen crecer.

Todo lo que forma La Calma de la Esencia está tratado y elaborado con amor, respeto y cuidado. Creando belleza y armonía en toda su totalidad.

Tenemos los espacios divididos para las necesidades de cada etapa evolutiva del niño y la familia , pero trabajamos con el sentido de la unidad, donde todos formamos parte de una gran familia. Así es que el niño puede recurrir a todos los espacios al encuentro de satisfacer lo que su necesidad innata de aprendizaje le esté solicitando a cada instante.

Trabajamos el cultivo del huerto, el cuidado de los animales, el respeto al entorno natural. Todo se vuelve un gran aprendizaje basado en la experiencia viva que ofrecemos en el entorno.

Creamos espacios donde el niño pueda desarrollar su intelecto a través de sus necesidades innatas, dando relevancia a la inteligencia integrativa de la experiencia vivencial.

Creamos dinámicas que favorezcan al niño a desarrollar su propia motivación de investigar y explorar.

La filosofía educativa del espacio es la EDUCACIÓN INTEGRATIVA , descubrirse como persona y expandir la esencia personal desde el respeto y el amor.

La educación integrativa nos abre los ojos ante la posibilidad de una educación basada constantemente en el nuevo paradigma, donde el ser humano sea acompañado en toda su totalidad, educación para el Ser, educación para el amor.

Sin lugar a dudas, la educación es el pilar del ser humano. La estructura educativa de nuestro hermoso espacio está alineada con el ser humano, su diversidad, sus necesitades, sus ritmos, sus deseos, sus talentos, sus capacidades ,sus Dones, su intelecto y su inteligencia.

La educación integrativa es el canal que utilizamos para conectarnos con nosotros mismos y con todo aquello que nos rodea. Formamos vidas verdaderamente exitosas, que florecen en la actitud ante la vida y el hacer, multiplicando por infinito las habilidades y los conocimientos que se puedan adquirir.

El éxito en la vida lo determina la alineación de la actitud con la cual mediante de las capacidades y talentos materializamos el don o carisma único a razón de la propia diversidad.

Una persona por tener muchas capacidades no es suficiente para tener éxito en la vida, porque de nada sirven las capacidades sin una buena actitud que ame sus propios talentos para ofrecerlos al resto y el resto de personas se enamoren de ello.